6 claves para hacer un buen briefing para diseñadores

publicado en: Diseño | 0

¿Qué es un briefing y por qué es una herramienta tan importante para el diseñador?

Foto de taza con café, bolígrafo apoyados sobre un folio con un briefing para diseñadores

Los diseñadores estamos habituados a encontrarnos con clientes de muchos tipos. Desde aquellos que tienen clarísimo qué quieren para su diseño hasta aquellos cuya idea es vaga y etérea y tenemos que alcanzar a descifrar qué crear y cómo para que vaya acorde a su branding de marca. El briefing es la herramienta indispensable para el diseñador con la que tener toda la información necesaria para no tener que adivinar qué quiere el cliente arriesgándonos a errar en el resultado. Con una serie de preguntas muy concretas y generales, podremos hacernos una idea mucho más clara de cómo acercarnos al diseño de nuestro cliente. Pero, ¿Qué debe incluir un buen briefing? ¡Vamos a verlo!

 

1. Información sobre el cliente

Screenshot 2 - Eduardo Ocejo. Grupo_eEsta sección es evidente: datos de la empresa, nombre de la persona con la que estarás en contacto y en qué horarios puedes contactarle, teléfono, e-mail, Redes Sociales,…

Todo esto parece muy elemental, pero saber en qué horario te puedes poner en contacto con tu cliente te ahorrará tener que ir detrás buscando una información que te faltaba y además, ¡esperando a que quiera contestarte! O tener las Redes Sociales de la empresa te permitirá investigar en qué línea estética se encuentran, qué venden y cómo, para complementar la información que el propio cliente te aporte.

 

33 - Eduardo Ocejo. Grupo_e

2. El objetivo del proyecto

Aquí le pediremos al cliente información sobre qué servicio o producto ofrece y qué tipo de proyecto es el que quiere lanzar. Necesitaremos conocer la filosofía de la empresa, sus valores, y sus objetivos para lograr que el resultado sea efectivo. Entender el por qué de esa creación de este nuevo diseño o de la renovación de un diseño antiguo, saber qué objetivo persiguen con esta campaña y qué quieren transmitir nos ayudará a nosotros los diseñadores a ser más precisos con el trabajo final.

 

3. Público objetivo o target

¿A quién queremos llegar con nuestro diseño? ¿Para quién está pensado el producto o servicio que ofrecemos? Es importante conocer cuál es nuestra audiencia principal, conocer su edad, lugar, idioma, economía, gustos… Con esto podremos continuar descartando elementos estéticos o de diseño que escapan a ese rango de gente al que va destinado el diseño y de quienes queremos captar su atención.

 

4. Medio de difusión

Es imprescindible conocer el medio por el que se transmitirá nuestro encargo. El mensaje y cómo transmitirlo deben estar pensados para el medio en cuestión pues el estilo varía en función de este. Por ejemplo, no es lo mismo que nuestro encargo esté pensado para una plataforma como YouTube donde el tono del mensaje podrá ser en cierto modo más joven y desenfadado, que publicar el resultado en un anuncio de un periódico tradicional donde el estilo adquirirá un carácter más serio y clásico.

 

5. Datos complementarios

OT1C850 - Eduardo Ocejo. Grupo_e

Aquí recogeremos toda la información que se nos haya quedado en el aire y que consideremos necesaria para ser mucho más concisos en el resultado. Esto abarca desde preguntas acerca de las afinidades estéticas del cliente (si busca un estilo más clásico o algo más moderno, si quiere que el diseño final tenga algún tipo de símbolo o icono específico, etc.), si quiere cambiar o conservar determinados elementos de su branding previo (colores, tipografías,…), hasta cuál es su competencia directa.
Cualquier información que consideremos que podrá facilitarnos la búsqueda de un resultado eficaz será bienvenida a esta sección.

 

6. Dead lines, presupuesto, datos técnicos

¿Cuándo quiere el proyecto finalizado el cliente? ¿Cuánto estimamos nosotros como diseñadores que puede llevarnos terminarlo y cuál sería el presupuesto? ¿En qué formato y de qué forma se entregará el resultado final? ¿Cuántas revisiones estamos dispuestos a realizar? ¿Cómo se realizarán los pagos?

Todos estos son datos técnicos imprescindibles para llegar a un acuerdo y que no haya malentendidos ni problemas a la hora de la entrega. Todos los que ya hemos hecho unos cuantos proyectos sabemos que existen un tipo de clientes que podríamos identificar como infernales y dejando todo claro desde un comienzo, ¡podemos ahorrarnos muchas horas de estrés y presión!

¡El briefing es Dios!

La conclusión que podemos sacar de todo esto es que los diseñadores no podríamos sobrevivir sin el briefing. Es una herramienta no solo útil sino indispensable. Es mejor pecar de hacer muchas preguntas a quedarnos cortos y tener que adivinar qué quiere el cliente. No hay un modelo único, no existe una plantilla que vaya a servir para todos nuestros proyectos. Nosotros como diseñadores tendremos que evaluar qué requeriremos para llevar a buen puerto el encargo. Te dejamos por aquí abajo algunos modelos que pueden servir de ejemplo para guiarte.

Hasta aquí el post de hoy, nos leemos!

 

Ejemplo de un modelo de briefing para diseñadores 1

Ejemplo de un modelo de briefing para diseñadores 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *