8 consejos para el diseño de un buen logo

publicado en: Diseño, Identidad Corporativa | 0

Si estás buscando tu identidad corporativa, creando tu propia marca, reinventándola,… le estarás prestando especial importancia al diseño de tu logo si deseas tener éxito. Por ello os dejamos aquí lo esencial para que tu logotipo funcione.

 

1. ¿Por qué es importante el logo?

No hace falta dar demasiadas explicaciones sobre el por qué de la importancia de un buen logo. Es la seña de identidad de tu marca, la identificación con que se te reconocerá a tí o tu negocio y al servicio que ofreces.

Por eso es más que esencial que el logo esté bien diseñado. Es la primera imagen que la gente tiene de tu empresa y una primera impresión desacertada puede tener un precio muy alto.

La creación de un logo lleva tras de sí un proceso de investigación muy amplio. Desde conocimiento básico de tus competidores hasta la simbología a emplear o la búsqueda de gamas de color o tipografías con voz propia que expresen y contengan en una sola imagen todo el concepto detrás de tu marca.

Por eso hemos decidido mostrarte las claves para un resultado exitoso de tu logotipo.

 

2. Diferencias entre logos.

Existen diferentes tipos de logos que te explicamos a continuación para que puedas decidir qué le conviene más a tu marca.

 

 

Logotipo: Son aquellos logos compuestos únicamente por una o dos tipografías. No contienen ningún tipo de imagen o símbolo.

Imagen con ejemplos de logotipos. Logo de cocacola, google, zara y nintendo.

 

 

Imagotipo: En este caso, el logo se compone tanto de texto como de imagen y pueden funcionar bien en conjunto o por separado, siendo ambos representativos, es decir, son divisibles entre sí sin llegar a perder significado.

Ejemplos de tipo de logo imagotipo: Spotify, NBC, WTF y la Caixa

 

Isologo: Se compone también de imagen y texto pero en este caso, funcionan como un todo indivisible.

Ejemplo de isologos. Nissan, Burguer King y NASA

 

 

Isotipo: Son un símbolo o icono con una gran carga de contenido conceptual. No incluyen el nombre completo de la marca pero son representativos de la misma solo con su imagen.

Ejemplos de isotipos: apple, instagram y mcdonalds

 

3. ¿Por qué dejar la tarea a un profesional es lo más acertado?

Foto de chica trabajando en el diseño de logosUn mal logo puede causar una impresión de abandono que no favorecerá a tu negocio. Por eso es importante que esté correctamente diseñado. Para ello, lo mejor es dejar el trabajo en manos de un profesional con las bases técnicas necesarias para llevar a buen puerto la el proyecto.

Un experto en la materia sabrá qué tipografías, colores, iconos y demás elementos utilizar, además de que tendrá nociones amplias de simbolismo pudiendo dotar a tu logo del concepto que persigues. Por no olvidar de que al ser de su ámbito, conocerá las tendencias y evitará que caigas en un diseño anticuado o que no se adapta al momento o a tu público.

Si aún así deseas desarrollar tú mismo el logotipo, a continuación te dejamos algunos puntos esenciales a tener en cuenta.

 

4. ¡Investiga!

Es importante conocer cómo se venden tus principales competidores para desmarcarse de ellos. Destacar en un mundo tan lleno de imágenes es posible si conoces lo que otros están haciendo y buscas el ingenio para diferenciarte. Si todos tus competidores utilizan una gama de color similar, utiliza otra que te haga destacar y que se ciña a aquello que quieras que represente tu imagen.

También es importante que investigues qué simbología se utiliza en el ámbito en que se mueve tu negocio. Sobre todo, será esencial si optas por usar el modelo isotipo, en el que la imagen o icono que escojas, se encargará de representar todo lo que engloba tu empresa.

 

5. Hazlo sencillo: bases estéticas para el diseño de un logo.

La sencillez y la fácil lectura es uno de los puntos más importantes para que tu logo tenga un buen resultado. Si se entiende y se puede memorizar fácilmente, es un buen diseño.

Para ello, comienza por aplicar estas “normas” estéticas:

  • No uses demasiados colores. Hará que sea difícil de imprimir con buen resultado, y complejo de leer en un primer vistazo.
  • No utilices más de dos tipografías y procura que hablen por sí solas, que tengan un carácter acorde a la imagen personal del negocio.
  • No uses más elementos de los necesarios. Una composición simple siempre es más efectiva, no es necesario recargar de elementos para destacar, a menudo, menos es más.
  • No apliques degradados o sombras paralelas. Los logos funcionan mejor en colores planos. Si se va a usar en alguna plataforma concreta que lo necesite, ya habrá tiempo de hacer adaptaciones.

Ahora que sabes todo esto, ¿va apareciendo en tu mente el resultado? Veamos qué más es necesario.

 

6. Fíjate un público target y persíguelo.

Respóndete a estas preguntas, ¿a quién quieres que llegue tu logo y qué quieres que exprese?

No será lo mismo un diseño para un público más veterano que para niños, por ejemplo. Los elementos a usar tendrán que llamar la atención de a quién van dirigidos tus servicios. Por ello, busca el modo en que las características del logotipo respondan a los gustos estéticos de tu objetivo directo.

Evita además que sea inapropiado. Parece algo evidente y lógico pero te dejamos unos ejemplos de casos en los que no siempre se cumple la regla.

Muestra de logos malinterpretables. Diseño de logo inapropiado.

Puedes estar diseñando y no notar que la imagen tiene otras interpretaciones que no quieres que se reflejen realmente en la imagen. Por eso, lo mejor es testarlo con conocidos, mejor aún si no son beneficiarios de los servicios de tu negocio, así te podrán decir si les parece que tiene todo sentido o si hay algo que se te ha escapado en el proceso.

 

7. Atemporal y versátil.

 

Imagen con la evolución del logo de Ford

No dejes que tu logotipo se quede obsoleto por la velocidad a la que cambian las modas. Haz que tu diseño sea atemporal, que funcione en cualquier momento. Y no dudes en actualizarlo si va quedándose anticuado. Adáptalo sin perder su esencia.

Además, debe ser versátil, así que no olvides hacer el diseño vectorial del mismo para redimensionarlo y adaptarlo a cualquier espacio. ¡No querrás que la imagen más representativa de tu corporación se pixele al ponerlo en un cartel grande!

 

8. Prueba definitiva: mercado.

Nunca vas a estar seguro de que tu logotipo funciona hasta que lo pongas a trabajar. Enséñaselo a diferentes grupos de gente, que te cuenten lo que ven en él y apunta cualquier anotación o crítica constructiva para aplicar las modificaciones necesarias. No todo el mundo va a llegar a un consenso, pero podrás hacerte una idea de cómo actuará una vez lo lances al mercado.

¡Eso es todo! Os dejamos algunos enlaces interesantes de sitios de diseño de logos gratis y otros recursos y herramientas para ello:

 

https://www.logogarden.com/

https://www.squarespace.com/logo#N4IghgrgLgFgpgExALgGZgDYGc4F8gAA

https://www.graphicsprings.com/

 

https://inkscape.org/es/

https://www.adobe.com/es/products/illustrator.html

 

¡Nos leemos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *